Auditorías Normativas – Compliance

El compliance o cumplimiento normativo consiste en establecer las políticas y procedimientos adecuados y suficientes para garantizar que una empresa, entidad o corporación, incluidos sus directivos, empleados y agentes vinculados, cumplan con el marco normativo aplicable.
Dentro del marco normativo no han de considerarse únicamente las normas legales, como leyes y reglamentos, sino que también deben incluirse las políticas internas, los compromisos con clientes, asociados, colegiados, proveedores o terceros, y especialmente los códigos éticos que la entidad se haya comprometido a respetar.
Desde el Estudio, esta función se lleva a a cabo mediante un conjunto de actuaciones:
  • Identificación: se han de identificar los riesgos a los que se enfrenta la empresa, teniendo en cuenta su severidad e impacto y la probabilidad de que se den.
  • Prevención: conociendo los riesgos, se debe diseñar e implementar procedimientos de control que protejan a la empresa.
  • Monitorización y detección: la efectividad de los controles implementados debe ser supervisada, informando a la dirección de la exposición de la empresa a los riesgos, y realizando las auditorías periódicas que sean precisas.
  • Resolución: cuando pese a todo surge algún problema de cumplimiento, debe trabajarse para su solución.
  • Asesoramiento: los directivos y trabajadores deben recibir toda la información necesaria para llevar a cabo su trabajo de acuerdo con la normativa vigente.